Archivo de la etiqueta: perro

Por los perros de Pirque

Encontrar a Ada y darle un hogar ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida. Después llegó Fred y en ese momento “ligamos trompas” con el asunto perros porque no podemos hacernos cargo de más en la casa. Ganas no nos faltan y cada vez que podamos ayudar de alguna forma, lo hacemos. Hace unos días nos enteramos de las intenciones del alcalde de Pirque de cursar multas a quienes alimenten a los perros callejeros que viven en la comuna. Se calcula que hay unos 150 animales abandonados por sus dueños o son sus descendientes: perros enfermos, hambrientos y sin hogar que son alimentados por personas que dedican parte de su tiempo a esto. Sigue leyendo

Fred

Hace unos días salía de casa y vi correr a este perro por nuestra calle. Lo vi pasar emocionado y pensé que vivía en alguna casa cercana. Al día siguiente lo vi correr detrás de una camioneta, siguiendo lo que le decían los que iban dentro. Ayer en la noche Marce y yo lo encontramos sólo en la misma calle. Concluímos que estaba perdido y, como habíamos comprado comida para Ada, le dimos un poco. Estaba muerto de hambre y con frío, así que lo llevamos a la casa. Costó convencerlo de entrar a la casa pero al fin lo logramos. Para seguir la tradición lo nombramos en honor a Sir Frederic Bartlett, Fred para los amigos.

fred

Anoche durmieron juntos y esta mañana nos recibió con una inmensa… alegría. Después de limpiar y dar una vuelta Ada y él jugaron un buen rato. Ella, como siempre, dominatriz.

Resumen de noticias

i

Por esta zona abandonan muchos perros y hace una semana uno de esos le salió al paso al auto y pum. Marce iba sola y yo estaba en la casa; volvió descompuesta y con la perrita en el asiento trasero. La revisamos: no movía las piernas traseras, estaba en shock, babeaba del susto. La entré y traté de darle agua pero no recibió nada, busqué veterinarios de urgencia mientras Marce iba a su reunión y volvía. Después de dar mil vueltas encontré uno (porque la nuestra no estaba ese día) que la revisó, dijo que podía ser una hernia discal y le dio corticoides. Ahí supimos como se llamaba: Comillas, porque el tipo puso unas ” en el espacio del nombre. Mal asunto, esa noche se quedó con nosotros y no se recuperó. Al otro día fuimos donde nuestra veterinaria y la dormimos (el dichoso eufemismo), estaba sufriendo mucho la pobre, retenía orina, no tenía sensibilidad en la parte trasera, caminaba en dos patas y arrastraba las otras dos. Volvimos y la enterramos acá. Fue horrible, lloramos cómo pendejos ese día. Sigue leyendo