Archivo de la etiqueta: el clavo

Navidad azul

Publicado originalmente en www.elclavo.com.

La época es propicia para suicidarse, dicen los que saben. Muchos estarán de acuerdo y rematarán con un silencioso “no es para menos”. Los demás con sonrisas cortadas a través de sus caras, brincando y bailando sin mucho pe(n)sar, celebrando el fin de un año regular y el inicio de uno mejor. Algunos intuyen que no será así, pero el alcohol, la pólvora, la música, la alegría, el color y la comida los convencerán de que se puede estar mejor. Los que callados se encierran en sí mismos mientras pasa la marea navideña, saben que el próximo año, como mucho, puede ser igual al anterior. También saben que eso sería demasiado optimista de su parte. Sigue leyendo

Nocturno: de la locura amaestrada y sus beneficios

Publicado originalmente en www.elclavo.com.

No hay Mesa Redonda que valga. Tampoco espada mágica, reino o princesa. Para ser un gran caballero sólo se necesita estar loco, bien loco. Para ser el mejor, se necesita trabajar de noche, amparado en la oscuridad que magnifica los sonidos y oculta los actos heroicos. El traje de murciélago es opcional, lo importante es inspirar miedo. Porque los héroes de verdad inspiran miedo a cualquiera. Terror de que sean nuestros enemigos, temor de siempre ser menos que ellos. Sigue leyendo

Manualito de imposturología física

Publicado originalmente en www.elclavo.com.

Sentimientos encontrados de amor y odio es lo que produce este libro al principio. Fiel a su estilo, Vallejo nos regala once ensayos donde despedaza la aparente sabiduría de importantes teorías físicas mostrando la sed de poder, la ambición, la vanidad y la simple estupidez humana que se esconde tras ellas y tras su enredada génesis. Newton, Maxwell, Einstein, Coulomb y muchos más desfilan a través de estas páginas sufriendo los embates de una crítica más humana que científica.

A pesar de la evidente y notable investigación hecha por el autor, es fácil encontrar gazapos matemáticos a lo largo del texto. Es importante separar las divagaciones a este nivel del análisis sobre la naturaleza humana que se esconde entre líneas. Porque éste no es un libro sobre teorías, ya sean matemáticas o físicas. Es un análisis sobre los seres humanos con deseos de conocimiento, orgullosos, perseverantes, celosos y grandiosos; sobre no tener vacas sagradas; sobre revisar nuestra historia y estar dispuestos a verla de una forma diferente; sobre ser auto-críticos.

Fernando Vallejo
Ensayo, 2004
Colección “Pensamiento”, Editorial Taurus. 214 páginas.

El Barrio Jazz Quartet

Publicado originalmente en la Edición 21 de la revista El Clavo.

Muchos asocian la música colombiana con sus padres. Esas canciones con las que ellos se emocionan como nosotros con Fito o U2. Aunque a muchos no les parezca, es nuestra herencia perdida. Una forma de rescatarla es reinventarla. A eso se han dedicado artistas colombianos desde hace tiempo, con resultados variables. Algunos son exitosos pero se desvanece la esencia. Otros la mantienen pero se pierden en medio del bullicio. Otros, pocos, lo logran. Sigue leyendo

De mapas y territorios

Publicado originalmente en la Edición 21 de la revista El Clavo.

Alfred Korzybski, padre de la semántica general, escribió “el mapa no es el territorio”. Intentaba ilustrar que lo único que hay en la mente de los seres humanos son representaciones de la realidad. Olvidar esto —confundir mapa con territorio— es olvidar que hay un más allá desconocido del cual también hacemos parte.

Confundirlos parece absurdo. Nadie en sus cabales pensaría que la estrella rotulada como Bogotá es la ciudad de Bogotá. Nadie mira desde el avión al suelo esperando ver una estrella gigante. Sería estúpido. Sin embargo, constantemente confundimos una cosa con la otra y terminamos encerrados en el mapa. Sentimos que hay un vacío que debe ser llenado y un viaje que debe ser iniciado. Aparentemente, nadie indica el camino.

Encerrados, creemos en un orden arbitrario. Somos como Jim Carrey al principio de **The Truman Show. Sentimos el Caos que está aquí y ahora pero no somos capaces de llegar a él. Caos mas no desorden, es generador de todo lo existente. La percepción lo filtra y lo hace digerible. Tenemos un mapa y resulta que no sirve. ¿Qué hacer cuando una herramienta ya no funciona? Usamos otra. La solución, entonces, es recordar que el territorio es dinámico e imposible de percibir en su totalidad, que el mapa solo nos permite navegar por las zonas conocidas. Salir del encierro es dibujar un nuevo mapa que nos permita llegar más allá, donde habitan los monstruos marinos.

Dibujando mapa sobre mapa, corremos para quedarnos en el mismo sitio. Mapa sobre mapa, inventamos ritos que son rutas. Las navegamos, plenos de conciencia, cuantas veces sea necesario. Puede ser una ruta simple, ir del punto A al punto B en línea recta. Puede ser compleja, una curva que pasa por ochenta y seis mil cuatrocientas estaciones, vuelve sobre sí misma ciento sesenta y ocho veces, y termina en el punto de partida. No importa. Lo que vale es seguir la ruta, paso a paso.

Levantarse todos los días por el mismo lado de la cama, recibir el cuerpo de Cristo, sollarse un concierto, ir al baño, postrarse hacia la Meca, follar con gusto. Hechos con plenitud, todos son ritos. Rutas simples o complejas, pero rutas al fin y al cabo. Los hindúes hablan del Karma-Yoga, la meditación a través de la acción. Cada momento de actividad es trascendente, es un paso en la ruta rito del mapa. Pasos que nos mueven por el territorio pero que no nos llevan a ningún lado más que al aquí-ahora.

Confundir el mapa con el territorio es negar la naturaleza trascendente del rito, vaciarlo de contenido y convertirlo en parodia. La ruta se torna en riel por donde nos deslizamos sin remedio. Vacía de significado ella, el mapa se vuelve cárcel, deprimente y mortal. Entonces a buscar —en cada instante— nuevos mapas y nuevas rutas que nos permitan viajar desde nuestra individualidad hacia el todo, volver a ser parte del Caos generador y volver a unir a cada hombre con su dios.

Bajofondo Tango Club

Publicado originalmente en la Edición 20 de la revista El Clavo.

Cien años de tango. Su sonido embrujador sigue igual pero diferente. Tras la era dorada y el jazz con Piazzolla, el tango se renueva con sonidos electrónicos sin perder su esencia de esquina de la mano de Gustavo Santaolalla. Se oye como malevaje del siglo veinticinco, se llama Bajofondo Tango Club.

Su primer trabajo, del mismo nombre, combina viejos temas del tango con los beats electrónicos que bajo otras manos sonarían repetitivos. Gracias a los arreglos del argentino Juan Campodónico, un tema de Piazzolla como “En mí/Soledad” se transforma en una vibrante tonada que lleva la esencia del tango a los nuevos bajos fondos donde se vive y se baila al ritmo del pulso sintetizado. La otra estrella es Luciano Supervielle, pianista uruguayo que aporta la visión del otro lado del río, tan dueña del tango como la argentina.

Es que el tango es fusión. Contradanza, sentimiento orillero, romance, violencia, jazz, música clásica. Dicen que el tango debe ser renovado por viejos maestros. Bajofondo es el esfuerzo de los que aman sus raíces y miran al futuro. Como tal, es un éxito, desgarrador, violento y sensual. Tango.

Bajofondo Tango Club
Electrónica/Tango
Surco/Universal Music Latin
2002 

La bolsa muerta

Publicado originalmente en la Edición 19 de la revista El Clavo.

La miseria ayuda a poner las cosas en perspectiva, especialmente si es ajena. Esa distancia entre el pobre y el no tan pobre permite mantener la tranquilidad (del no tan pobre, claro) en tiempos y situaciones difíciles. De vez en cuando, sin embargo, las circunstancias se encargan de acortar esa distancia, sumándonos a todos en un frenesí de igualdad que pocos resisten. La masacre de las bolsas, ocurrida hace unos meses, es fiel ejemplo de esto. Sigue leyendo

Charla de gatos

Publicado originalmente en la Edición 17 de la revista El Clavo.

¿Alguno de ustedes ha escuchado una charla de gatos? Yo no. He oído gatos, claro. Maúllan y ronronean cuando hay alguien cerca. Entre ellos, nada de nada. Pelean y escupen, pero charla, lo que se llama charla, no. En cambio he visto muchas charlas de gatos. Si es un par de ellos, se agazapan uno frente al otro, los ojos bien abiertos, las colas moviéndose con aparente descuido. Sigue leyendo

Karma Camaleón

Publicado originalmente en la Edición 15 de la revista El Clavo.
La noche no es tan limpia ni el sueño tan tranquilo cuando hay una culpa rondando. Acecha, como un depredador, en el trasfondo de nuestro ser, esperando el momento de atacar y devorar toda nuestra energía. No importa si tiene motivos, no importa si ya no vale la pena después de tanto, no importa nada. Acecha y devora. Es uno de los tantos casos en los que el pasado nos mira de frente y nos increpa. Sigue leyendo