El hombre de la casa

Y bueno, ya van dos meses desde que estoy instalado en Santiago, dos meses de convivencia con Marce, dos meses felices y dos meses de hacer labores caseras. Esto último es algo que muchos todavía dudan con humor. No es para menos. Es que del hotel mamá donde el almuercito estaba siempre listo, la ropa planchadita y la casa limpia pasé a compartir la cocinada, la aspirada, la lavada y la planchada.Al principio mi natural tendencia al menor esfuerzo —me atrevo a decir que alcanza el nivel de ley natural— hacía que agarrara la aspiradora con algo de reticencia. La lavada no tenía tanto lío porque incluso en Colombia había hecho mis pinitos al respecto, fruto de la vanidad y el cuidado por mi ropa. Con la cocina tampoco hubo problema porque me gusta cocinar, sintiéndome como Merlín (escojan ustedes su versión favorita) mezclando pociones para sentirnos mejor. Así que el problema se centraba en la limpieza: aspirar, pasar el trapo, quitar la grasa de los fogones, lavar platos, ordenar, limpiar la alfombra y otras tantas que pueden imaginar.

Poco a poco adquirí el gusto por esas cosas y la prueba de fuego fue el trasteo. Nos fuimos del primer departamento porque era muy pequeño. Tuvimos que empacar, dejar impecable el lugar, dejar impecable el nuevo lugar, desempacar y volver a limpiar porque la desempacada enmugra. De rodillas en la alfombra, pedí perdón a los dioses mientras secaba la espuma consistente del limpiador que Marcela y Elda dejaban tras ellas.

Eso si, limpiar no es lo único. También está revisar facturas, pagarlas, hacer vueltas en el consulado, hacer presupuestos, cuidar la plata, mandar arreglar el portátil, hablar con los conserjes para que nos pongan la calefacción, discutir con los porteros del viejo edificio porque no salen de su cajita mental, en fin, cosas de adulto como les dicen por ahí. Al día a día de empresario en KeyVolution3 le agradezco el poder manejar todo eso. No hay persona más díficil y cerrada que cierto tipo de clientes tozudos y sus debería. Menos mal la mayoría no es así.
Así que puedo anunciar que me siento establecido. Falta camino por recorrer, obviamente, pero la “Introducción a la Vida en Santiago” ha terminado. Vienen las lecciones avanzadas y me alegra no estar solo. Marce ha sido una compañía y un apoyo inmenso. Besos y aplausos para ella, por favor.
Las gracias también para los amigos, nuevos y viejos, que me han apoyado desde el corazón y con sinceridad. Sentir que están ahí ayuda bastante. Saber que yo todavía estoy ahí, ayuda más. Dense un abrazo, carajo.

Finalmente, cierro los agradecimientos con uno muy especial a quien me ayuda a quitar la grasa más rebelde, a limpiar al tiro el mesón de la cocina, a quitar manchas difíciles. Ese tipo fuerte, marido que todas quieren, el hombre de la casa, nuestro querido Mr. Músculo.

El hombre de la casa

  • http://kinephilos.blogspot.com Liliana

    Jajajaja, estás hecho un amo de casa… mira que me parece escuchar las trompetas mientras leo “nuestro querido Mr. Músculo”…
    Me alegra que la convivencia vaya viento en popa (es lo más difícil, adaptarse a las costumbres, rutinas y mariqueras del otro), me alegra que ya te sientas instalado y espero que el próximo paso sea para comenzar a echar raíces en ese nuevo país.
    Les mando un abrazo a ambos y brindo por esa prueba superada.

  • http://blogpulsar.blogspot.com/ Daniel

    Me parece estár escuchando a Carlitos cuando me decía “Parce, Mr. Músculo es muy capo…” y me daba mucha risa. Veo que en realidad, además de ser muy capo, está presente en ambos lados de la cordillera, sección cono sur.

    Suerte con la echada de raíces.

  • http://mealonsodeapa.blogspot.com/ mareña

    Dios mío, lo leo y no lo creo, la verdad nunca pensé que aspirarías, plancharías, bueno, sí sabía que algún día te tocaría y llegó, me siento feliz de ver que las cosas van bien, felices, y han sabido compartir todo, me alegro mucho, un cosejo cuidado cuando laves la estufa, me pasaron muchos cacharros, hasta el pelo parado como en los dibujitos animados.

  • http://mundomercho.blogspot.com/ Mercho

    Bueno… Shrret man… por fin le hice caso, no fue mas que tomar una bocanada de aire, una sacada simultanea de yucas en las manos (y una en la nuca que todavía esta doliendo)… y arrancamos…
    No sé si es un buen comienzo, pero al menos ya arrancamos, tas cordialmente invitado a participar de una que otra historia en la vida de éste pechito… Saludos de Nico… (preguntó si te llevaste el sable)

  • El Gato

    Viejo Andres, hermano, me alegro mucho por vos, por todo lo que estas haciendo, muy bacano verte crecer..!!! que hace que eras un niño de 22 años ahora todo un hombre de familia y de negocios internacionales.

    Andame alistando un sofa comodo pa’ cuando vaya de visita.

    un abrazo,

  • http://archivo.adapar.net/ adapar

    Liliana: debe ser porque las trompetas sonaban en mi cabeza mientras escribía. Gracias por todo Lili y abrazos nuestros para vos.

    Daniel: pues Carlitos puede ser el poster boy para una futura campaña de Mr. Músculo orientada a solteros independientes (hasta buen mercado será).

    Mareña: sabía que ibas a decir eso… jajaja. Gracias por el consejo, lo tendré en cuenta. Además recuerdo que se deben revisar los bolsillos de los pantalones antes de sacudirlos para no terminar con la cabeza rota por una moneda. Besos.

    Mercho: historias es lo que hay, sobre todo contadas por vos. Decile a Nico que saludes y que el sable se quedó pero me espera… jeje.

    Gato: ser un niño de 22 años tenía sus ventajas. Pero nada comparado con lo que se siente ahora. Es un parche. Y el sofa está listo, aparézcase no más.

  • http://mealonsodeapa.blogspot.com mareña

    jajajaja, para los que no saben hace 25 años se quedó una moneda de diez, cuando eran grandes, en un bolsillo de un jean, al sacarlos de la lavadora y sacudirlos la moneda salió “volando” con fuerza y cayó justo por el filo en mi frente, el HP que salió fue grande pero más grande el susto de ver la sangre y aún más GRANDE, la rabia al ver reír a mi esposo cuando me preguntó: Qué pasó? y yo con la ingenuidad del caso le dije: me descalabré con una moneda de diez…

  • http://apoloduvalis.blogspot.com ApoloDuvalis

    “¡Mijter múuuujculo!”. Por supuesto. Si alguna remota civilización extraterrestre se forma su idea sobre lo que aquí pasa con base en los comerciales de la televisón por cable, deducirán que Mr. Músculo es una de esas deidades menores a las que la casta sacerdotal de los ingenieros químicos han dedicado la mayor parte de sus desvelos.

    Me parece muy bien que te hinques para hacer tus abluciones (para los no-ñoños: “Acción de purificarse por medio del agua, según ritos de algunas religiones, como la judaica, la mahometana, etc.“), este dios menor te recompensará.

    Sobre jugar a la casita (con muñeca de verdad y que tal), me alegra mucho que hayas podido vivir esta fase de volverse adulto. Tal vez ahora me comprendas si te confieso que también he caído en esa extraña fascinación de las mamás por las promociones de los supermercados, ja, ja, ja :)

    Espero que ésta sea sólo la primera entrega de tus nuevas aventuras. Un abrazo mon ami,
    Duval

  • http://www.lasub21.blogspot.com Bizarro

    ¡Hey! Aparicio que chimba saber de vos.

    Hermano lo felicito por todo lo que ha hecho y pues me alegra que esté con una mujer que lo valora y lo respeta como persona, que está con usted en las buenas y en las malas, y que le ayudó a conocer a M.r Musculo.

    Umm, ahora que estoy de manager de una banda, hay la posibilidad de ir a Chile, y pues ojalá nos podamos pillar y me le hagas barrita al grupo.

    Hermano en la buena, y sabe, la conversación que tuvimos en la Casa de la Cerveza en Bogotá jamás se me olvidará -Ahora estoy leyendo más- y eso me sirvió, pues ahora me están saliendo las cosas muy bien.

    De nuevo gracias, en la buena y pos siga como va…

    Un abrazo y siempre bizarro

    Posdata: Hierba mala nunca muere.

  • Carlitos

    Parcero:

    No te preocupes por la grasa. Mañana no le darás tanta importancia y se volverá a compenetrar en los bordes de los mosaicos. Mañana Mr. Músculo dejará de entrar a tu rancho porque sencillamente te cansarás de creer que estás estrenando casa, de modo que ya no la limpiarás con tanto esmero. Con el trasteo pasa lo mismo que con los carros nuevos o las novias: después de que uno las gasta (se despierta en la misma pieza, se sienta en el mismo asiendo frente al timón y se acuesta encima de la tan pisoteada pubís), no habrá mugre que salga ni que moleste. Igual tu vista se acostumbrará a la suciedad (como todos los colombianos a su pisoteada cultura), a la “vida nueva” transitoria y aparentemente limpia.

    Un abrazo,

    Carlos.

    Nota: está pendiente el envío de los cuentos

  • http://archivo.adapar.net/ adapar

    Duval: comprendo la obsesión por las promociones, de verdad que sí.

    Bizarro: perdido andabas y justo comentas después que tu sensei. Me alegra que te esté yendo bien.

    Carlitos: la novedad siempre le da un gusto diferente a todo pero la rutina, bien manejada, también es fuente de satisfacciones. Sobre todo cuando te las arreglas para que haya sorpresas (¿deja entonces de ser rutina?). El colega musculoso seguirá entrando porque acostumbrarse a la suciedad no es tan fácil como parece. Además, podría decirse que la limpieza también es un estado mental. Por otro lado, siento la influencia de Efraím en tu comentario… sobre la nota: espero leerte pronto.

    Abrazos a todos.

  • http://transeunte2.wordpress.com El Transeunte

    JA JA JA jijiji jojojo

    Y convéncete que de aquí en adelante la cosa no para! (lo de la trapeada, claro está) a menos que generes ingresos como para contratar a alguien y así si tienes la excusa para “no hacer” lo que estas pagando.

    Espero que Marcela sea una excelente supervisora!

  • El Negro-Rafa

    Don Andrés, me alegra mucho que tus cosas vayan súper bien, eso de que la cedula es la única que se envejece es medio cuento, por lo menos aplicara solo para aspecto físico, espiritual y mental, pero las vivencias llegan o…. llegan…..no te vayas a congelar en este primer invierno, y ya te acostumbraras que el día X es para lavar, el Y para la limpieza y etc. demás “obligaciones de la casa”
    Saludos

  • http://archivo.adapar.net/ adapar

    Transeunte: es una excelente supervisora. No para la trapeada pero todavía es divertida. Aunque el día que los ingresos den para eso, será más divertido… jajaja.

    Rafa: muy cierto y parece que hablaras desde la experiencia. Hace rato no tengo noticias tuyas, ¿en qué andás? Un abrazo.

  • http://es.geocities.com/lamejorcosecha1965/index.html raquel

    Cuando termines con Mr. Músculo mándamelo para acá, XD

  • http://archivo.adapar.net/ adapar

    Llámalo y el llegará. Así son los comerciales de televisión: Mr. Músculo con su pinta de superhéroe es invocado, cual Chapulín Colorado, por la persona que lo necesita… y allá llega dispuesto a luchar contra la mugre más resistente.