Archivos de la categoría contravia

Calypso Trattoria Pizzería, servicio de porquería

Calypso Trattoria Pizzeria

Estás disfrutando tu paseo y llegas a un sitio que pinta bien. Entras, exploras, todo es agradable. Te acercas a una mesera a pedir mesa para cuatro. Sin mirarte, sin sonreír y con el tono más agrio del mundo ella te dice: salgan del restaurante.

Con los ojos y la boca abiertos te quedas en tu sitio, sorprendido. Ella levanta la mirada y con la misma actitud repite: salgan del restaurante.

Intentas comprender lo que pasa y logras murmurar algo: sólo estoy preguntando si hay mesa para cuatro.

La mesera no cede: le digo que salgan del restaurante.

Das media vuelta con las mejillas encendidas de la ira y sales con tus acompañantes. Todos se miran extrañados.

Es inconcebible. Y no es broma. Esto nos ocurrió a mi esposa, mis padres y a mí el día 21 de junio de 2009 en “Calypso Trattoria Pizzería”, un restaurante del camino al Cajón del Maipo, en las afueras de Santiago de Chile.

Quedan advertidos.

Al mejor postor (y al peor también)

Ayer me acordé de mis años en el Club… ¿Dónde estará Juan Carlos?

Con esa frase me recibió Who?, un sitio que descubrí gracias a un trino de @lecaros. La invitación tácita hace pensar en un Facebook pero la exposición en este nuevo sitio es mucho, mucho mayor. La ventaja es que para acceder a los datos de todo el mundo es necesario pagar.

Porque Who? ofrece los datos personales y comerciales de todas las personas chilenas y extranjeras residentes en Chile tras el pago de una módica suma; el reporte más caro cuesta menos de 4 lucas chilenas. ¡Una ganga!

Sigue leyendo

La táctica Espejo

Llevo tiempo odiando esas llamadas no solicitadas para ofrecer servicios; sobre todo las que me despiertan los domingos a las once de la mañana cuando lo único que quiero es dormir. Siempre pido amablemente que no llamen más, explicando que sé del sistema donde registran toda interacción con el cliente. Aceptan, anotan, hacen lo que hacen sabiendo que uno no los está viendo y listo. Cuando la titular de la cuenta es Marcela, mi esposa, es un poco más complejo porque ella debe contestar y hacer la petición.

Nunca cumplen.

Para que quede bien claro: nunca cumplen.

Sigue leyendo

Chille y no le cobramos

Un grupo de conductores chilenos han descubierto que las ondas electromagnéticas pueden ser desviadas con ondas sonoras en el rango de frecuencia emitido por la garganta humana. Este descubrimiento está siendo usado para evitar el pago de telepeajes (TAG) en las autopistas por concesión de Santiago. Los conductores se acercan al dispositivo para silbar, chiflar, soplar o chillar. Los más avezados incluso bajan el volumen del radio y cierran las ventanas (si estaban abiertas, esperamos) para potenciar el efecto. La noticia ha sido cubierta durante más de cinco minutos en televisión en los últimos días. Sigue leyendo

La verdadera catástrofe

La Junta Directiva del Servicio Divino de Catástrofes Espectaculares (SEDICE) decidió que el terremoto programado para las cinco de la tarde de ayer en la ciudad de Bogotá sería aplazado hasta nuevo aviso. Una circular interna firmada por el Padre Eterno fue la causa del aplazamiento, citando una filtración como razón principal. “Los terremotos son acontecimientos impredecibles y tienen como propósito recordar a los seres humanos que están a nuestra merced. Saber el momento exacto de uno implicaría que ellos pueden tomar las medidas necesarias. Esto va en contra de nuestra misión”, dice un aparte. Sigue leyendo

Arde Roma

Bueno, no Roma completa pero si una ciudad dentro de ella. Arde Cinecittá y al hacerlo atiza el fuego sobreinterpretativo, mágico y sinchronicity addictive que me obliga a vincular esta noticia con las muertes de Bergman y Antonioni. Roma ya había ardido, por capricho de emperador dicen, pero no parece este el caso. Tampoco luto, pues la ciudad habría sucumbido bajo lágrimas de lluvia. Pira funeraria o fuego purificador son opciones. En cualquier caso, ¿arde el cine?

Pelo de rata, pizca de albahaca

Publicado originalmente en Kinephilos.

Hace unos días preparé fríjoles. Era la tercera vez que lo hacía y me dejé llevar un poco. Calentar, cortar, agregar, oler, agarrar una pizca de polvos mágicos, agregar, oler, revolver, revolver, revolver, oler, esperar, caminar, alejarse, oler, dar la vuelta, acercarse, oler, decidir, revolver y apagar. Cocinar puede hacerse en solitario pero nunca será una labor solitaria. No sólo me acompañan los ingredientes, sino los recuerdos de otros platos, otras cocinas, otros cocineros, recuerdos propios y ajenos. Sigue leyendo

La dama en el agua (primera parte)

Publicado originalmente en Kinephilos.

Hace unos días escribí que salir de la sala de cine y tener que llevar una película a cuestas es lo mejor que me puede pasar. Como el Universo tiene su dosis de humor negro, dos días después mi espalda se doblaba bajo el peso de La Dama en el Agua, la más reciente película de M. Night Shyamalan. Por encima es un sencillo cuento de hadas sobre ninfas acuáticas pérdidas en un mundo extraño. Por debajo es una historia que nos pregunta para qué en lugar de por qué. Sigue leyendo